Iglesia San Juan Bautista

   Edificio de impresionante talla, no solo por sus dimensiones, también por su emplazamiento privilegiado dado que domina, desde uno de los puntos más altos de la población, practicamente todas las inmedicaciones de Tierga. Los textos en "cursiva" han sido reproducidos literalmente de los paneles informativos publicados por la Comarca y ubicados en los aledaños de la Iglesia. En esta foto se divisa parte de la estructura (mitad derecha), según la panorámica que es posible obtener desde la plaza de la Iglesia:

 

...en esta la mitad izquierda del monumento, en ella podemos apreciar la entrada:

 

UN POCO DE HISTORIA

   "Los celtíberos, celtas de iberia, encontraron en este territorio en el s II a. C. un medio físico estratégico de paso hacia la Meseta y un valle, el Isuela, con grades recursos naturales.

   Se situaron sobre una elevación de estructura alargada, en el solar actual de Tierga, amparados por la ventajas defensivas del lugar. El emplazameinto contó con dos fosos, uno de ellos tallados en roca caliza y laderas verticales en alguno puntos. Se trataba de un lugar idóneo, porque este punto ofrecía un completo dominio sobre la llanura aluvial circundante, vías de comunicación y buenas condiciones de habitabilidad del entorno, en el valle del Isuela.

   La población de Tierga ha conservado el topónimo casi sin transformaciones y también su emplazamiento original. Desde la Antigüedad, todavía continúa la explotación de las minas de hierro.

 

FAMILIA DE LOS LUNA

   La formación de señoríos laicos en la comarca abarca desde el s XIII hasta el s XVIII. Siempre aparece íntimamente ligada a familias nobles aragonesas de gran importancia que poseyeron parte de este territorio en las distintas etapas históricas. Sin duda, la familia más importante fué la de los Luna que en 1.382 desapareció, por lo que todas las posesiones pasan a la familia de los Ximénez de Urrea (afincada en Híjar), que serán quienes continuan el linaje de los Luna. Ya en el s XVIII, el conde de Aranda dominará de manera de casi feudal la zona. Los pueblos de Brea, Aranda, Sestrica, Pomer, Mesones, Jarque, Illueca y por supuesto Tierga estuvieron dentro de los dominios de esta familia, que extendía su influencia hasta las vecinas comarcas de Calatayud y Valdejalón.

   La iglesia parroquial de San Juan Bautista se construyó en la segunda mitad del s XVI en piedra manpuesta y ladrillo que aúna con elegancia la estética tardogótica, el acento mudéjar de su torre y el equilibrio renacentista de una galería que mira hacia el exterior.

(vista norte)

   La esbelta torre mudéjar recorre en síntesis la cultura islámica y fue realizada por alarifes – maestros de obras musulmanes -, al servicio de esta iglesia cristiana, que ha sido declarada recientemente Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

(vista nocturna)

   Es de impriosionante belleza, de estilo mudéjar tardío, dibujo original y única en la comarca. La superficie del muro sigue un lenguaje compositivo semejante al de los tapices:

  • - En el cuerpo inferior, la decoración forma paños compositivos de hexágonos y, sobre ellos, lienzos de arcos de medio punto ciegos entrecruzados de tradición almohade, esquema que se repite en cada una de las caras.
  • - En el superior, paños de cruces de múltiples brazos alternando con rombos, frisos de esquinillas y, sobre éstos, óculos con azulejería en su interioR que consiguen un desarrollo estético del arte islámico.

  •  

(vista oeste)

   La fachada aporta un equilibrio renacentista con una galería exterior formada por una sucesión de arcos de medio punto. Los contrafuertes adosados a la nave del templo y los aleros albergan como motivos decorativos los frisos de esquinillas que nos demuestra la impronta mudéjar.

   En cuanto al interior de estilo gótico tardío es un templo de nave única, dividido en cinco tramos con dos capillas laterales entre los contrafuertas, ábside poligonal y coro elevado a los pies. La techumbre luce bóveda de crucería estrellada de complicado dibujo donde cierra sus claves con rosetas de piedra. Entre los nervios cabe apreciar algunos motivos decorativos de estrías helicoidales.

   El templo medieval, aunque desapareció poco después de 1.534, aún conserva algunos elementos: la pila bautismal, el retablo de San Miguel, en el lado de la epístola y una puerta hoy cegada, en la fachada norte.

   La renovación de la fábrica y la dotación artística de la iglesia de San Juan Bautista están muy vinculadas a la familia Blasco, tal y como aparece documentado desde el año 1.550, si bien floreció en las primeras décadas del siguiente siglo.

   El retablo mayor fue un encargo de mosén Millán Blasco al escultor Juan Rigalte. La iconografía del retablo mayor gira entorno a la vida del Salvador y la arquitectura del retablo se confeccionaría con madera de nogal y los relieves y frisos en madera de enebro. En la obra intervino el escultor Pedro Aramendia.

   Destacan las puertas de sarga dedicadas a la Vida de Jesús y de la Virgen que permitían su clausura en Semana Santa, atribuidas al pinto zaragozano Rafael Pertús. También un tríptico devocional dedicado a la Santa Generación atribuido a Gerónimo Tapia y un excepcional Cristo de la Magdalena, realizado entre 1.390-1.430 procedente de la desaparecida ermita del Santo Cristo.

 

LOS MUDÉJARES

   La población que vive en estas tierras hasta su expulsión en el s XVIII es mudéjar. Su marcha provoca un declive total que paliaŕa el conde de Aranda mediante cartas de repoblación. Pero lo que interesa es descartar que las huellas de población mudéjar en la zona son numerosas -visibles en Brea, Illueca, Mesones, Trasobares y Tierga- y están entre los mejores ejemplos de este arte, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el 2.001.

   En la realización de la obra mudéjar se distinguen 3 fases: la cimentación, la obra de rejola o ladrillo para levantar los muros y bóvedas y finalmente, el enlucido de yeso y la decoración mural presente tanto en el interior como en el exterior de los edificios, con esquemas geométricos que crean sistemas decorativos basados en la repetición de un mismo motivo hasta el infinito.

   La plaza se compartía entre cristianos, judíos e incluso moriscos y la mezquita ubicada en esta estaba rodeada de elementos económicos como el horno y la herrería.

   El urbanismo de Tierga es el fiel reflejo del carácter sometido que tiene el musulmán aragonés. Su ejemplo más representativo son los elementos constructivos islámicos de la torre de la iglesia cristiana, elemento fundamental del arte mudéjar.

   Tierga es el resultado de una necesidad humana, la defensa. Por ello busca la concentración. Sus casas se descuelgan desde la zona más elevada de la localidad hasta la vega. Las calles se organizan respetando la red de desagüe natural de las aguas pluviales. Callejeando por sus angostas calles se llega a la plaza de la iglesia, situada en la parte más alta del pueblo. La plaza es como un mirador con una bellísima estampa de la vega del Isuela, presidida por la sierra de Camamila, la Escuadra y la Lezna.

   En los límites del casco urbano próximas al río Isuela y limitadas por huertos, se situaba las industrias más contaminantes, que requerían gran cantidad de agua. Entre estas, casteañerías, las tejerías y algunas instalaciones industriales como los batanes y los molinos a orillas del río.

   Según el fogaje elaborado por las Cortes de Tarazona de 1.495, convocadas por el rey Fernando II, había en Tierga 36 fuegos. Por tanto, la población rondaba los 180 habitantes.

   Un arrabal, el llamado barrio verde, separado del habitat musulmán, nos remite al barrio poblado por un pequeño número de judíos al amparo y cercano al castillo, símbolo del poder local. Existen unas partidas en Tierga con esta toponimia: barranco del judío y minas del judío.

   Esta pequeña jama viviría vinculada a otras colonias judías de su entorno con las que tendría estrechos lazos de cooperación económica fortalecidos mediante el parentesco, como las comunidades hebreas de Illueca y Arándiga. Pudiese ser que esta comunidad hebrea se estableciera bajo la protección de la casa ducal de Híjar.

   En 1.280 Tierga estaba poblada por mudéjares que desaparecieron en la Baja Edad Media.

   En los fogajes de 1.495 se documenta en Mesones la presencia de seis musulmanes, cabezas de familia, que se inscriben como Brahim el Tergano, Brahim Altergano, Ali el Tergano, Brahim Altergano, Gualit Altergano et Audalla Altergano. Sus apellidos adoptan el lugar de origen, Tierga. Pero no es único el caso. Indagando en las localidades próximas entre sí, en Xarch, Jarque, descubrimos otros dos musulmanes procedentes de Tierga: Alii Tergan y Mahoma Tergano.

 

ARAGÓN MUDEJAR

   La 25ª Sesión Oficial del Comité de Patrimonio Mundial, celebrada en Helsinki (Finlandia), el 14 de diciembre de 2.001, acordó reconocer y declarar LA ARQUITECTURA MUDÉJAR DE ARAGÓN PATRIMONIO MUNDIAL.

 

SABÍAS QUE...

¿Sabías que...la jornada de trabajo de los obreros mudéjares y cristianos en el s XVI era de sol a sol ? Entre quince horas en verano y nueve horas en los días más oscuros del invierno. La actividad sólo cesaba en algunos casos a causa del frío o de la lluvia. Los obreros descansaban una hora para comer y otra dos horas y media más para el almuerzo y merienda.

 

 

ENTRADA ANTIGUA


   Hasta finales de la década de 1.980 se accedía por esta puerta:

 

   La entrada actual se muestra en la siguiente foto: