Castillo

   Actualmente tan solo se conserva el conocido "paredón", apreciable en la siguiene figura. Los textos explicativos, en letra cursiva, han sido obtenidos de los paneles de información histórica ubicados en la Iglesia por la Comarca.

 

   Se trata de un emplazamiento diseñado con carácter defensivo que busca un entorno apto para la explotación agrícola. El modelo de ciudad islámica se confirma en el casco urbano de Tierga, con sus callejuelas sinuosas, plazas irregulares, pasos en alto y callizos sin salida. Se acomoda en terrazas en una ladera pendiente, con el castillo en la cima rodeado de tablas de cultivo, que ofrecen una carácter autóctono.

   La zona de población musulmana se disponía en la parte más alta y sus habitantes, después de la reconquista cristiana, tendían a situarse en un espacio lleno de elementos simbólicos señoriales y cristianos -el grandero del conde-. Se encuentra situado dentro de la localidad en un promontorio rocoso, orientado de E a O y en la actualidad sus restos se componen de un recinto rectagular de 32 x 17 m. Quedan algunos muros de mampostería, ya muy rebajados en altura. En uno de los lados menores, se alza un robusto paredón que debió de pertencer a la torre del Homenaje. Tiene un hueco adintelado de planta rectangular correspondiente a una venta.

   El castillo de Tierga, situado en tierra de frontera entre Aragón y Castilla, va a estar sujeto a ataques, planes de defensa, escaramuzas y luchas intestinas a lo largo de la Edad Media. Construido por los musulmanes, fue un importante enclave defensivo en el valle del Isuela. La fortaleza cristiana aparece fechada en 1.158 como propiedad del obispado de Zaragoza.

 

LÍNEA DEFENSIVA

    Hay que destacar el valor defensivo y militar de esta zona en la Edad Media y más concretamente en el s XIV, con la Guerra con Los Dos Pedros. Esta zona toma importancia en Aragón por su ubicación en la línea de frontera con el reino castellano. Varios son los castillos que adquieren protagonismo junto al de Mesones de Isuela - por ejemplo, el de Tierga- y otros en las comarcas cercanas, como Arándiga y Chodes, que conformarán una de las líneas más importantes del Isuela.

   En la Comarca merece la pena visitar, sin duda alguna:

  • - El castillo de Mesones de Isuela dada su espectacular planta y dimensiones, así como su grado de excepcional conservación.
  • - El palacio del Papá Luna (Illueca) actual hospedería y sede de la comarca. Su estado restaurado y su historia dejan satisfecho a cualquier visitante.

   En la siguiente foto apreciamos una vista lateral del paredón, subiendo por la carretera en dirección al Barrio Verde: