Don Severino Aznar Embid

   Personaje famoso e ilustre, recordado y venerado por los tierganos tradicionalmente. Nacido un 10 de febrero de 1.870, concretamente en la casa junto al molino, dado que era el trabajo que durante años desempeñaron sus padres. Falleció en Madrid en 1.959. Sin duda alguna el tiergano más conocido a nivel nacional. Su obra y su dedicación se basó en su compromiso con la sociedad, su preocupación por lo agrario, su defensa por los movimientos de acción cristiana y sindicalismo católico.

 

(busto de Don Severino, acompañó durante años a los alumnos del Colegio Público, posteriormente se trasladó al Ayuntamiento, su ubicación actual)

   Sus publicaciones, congresos y ponencias son diversas. Quizá la obra más relevante y que todavía hoy disfrutamos es su aportación fundamental para la creación de lo que hoy todo el mundo conocemos como Seguridad Social.

   Bautizado en nuestra Iglesia, en San Juan Bautista, como tantos y tantos otros tiergan@s. Su origen fué humilde y siempre recordó sus raíces con orgullo y nostalgia. En sus primeros años de vida, su familia se vió obligada a trasladarse a Calcena por motivos de trabajo. Unos años después trasladó su residencia a Trasobares, municipio en el que hizo su primera comunión. A Tierga regresaría en sus próximos años juveniles para disfrutar de sus vacaciones estudiantiles.

   

   Seminarista durante 10 años en Zaragoza, ciudad en la que inicia estudios eclesiásticos y en la que posteriormente se lincenciaría en Filosofía y Letras. Se doctoró posteriormente en Madrid incluso ocupando plaza de Catedrático de Sociología. En el panorama político fue determinante para la organización de la Democracia Cristiana, algunos ilustres del momento con los que se "codeó": José Calvo Sotelo, José María Zumalacárregui, Inocencio Jiménez y Salvador Minguijón, en otros.

   Tierga le debe muchísimo, destacan entre sus colaboraciones el alta de los servicios de agua potable y luz en los domicilios , su colaboración fué fundamental para la reconstrucción de nuestra Iglesia e inauguró las escuelas que ya en su día se bautizaron con su nombre.

   Gracias Don Severino, los tiergan@s nos sentimos orgullosos de que nacieras y te enorgullecieras siempre de nuestro pueblo.